Cuál es tu punto de partida en el pole dance?


Cuál es tu punto de partida?

Para alcanzar todo nuestro potencial artístico en la práctica del pole dance no es suficiente la enseñanza física. Complementar el entrenamiento físico con el desarrollo de habilidades psicológicas permite que cada situación deportiva sea una oportunidad para superarse a sí mismo y para mejorar el rendimiento.

Cambiar de paradigmas o de patrones de entrenamiento es difícil, ya que significa hacer algo de manera diferente a lo acostumbrado, pero debemos estar abiertos a cualquier cambio, ya que nos va a ser más fácil aprender a conquistar el autodominio, la autoconfianza y el autocontrol, siendo uno mismo.




 Muchas veces se ha oído la frase “la crisis agudiza el ingenio”, y quizás más aún la de que “debes dedicarle tiempo a aquello que te apasiona”. Ambas forman parte del camino que se recorre al entrenar, o en el trabajo para la realización de una nueva coreografía. 

¿Tuviste esa sensación de no saber “qué puedo hacer de nuevo”, o “por dónde comienzo?”.

Debemos ser sinceros y admitir que en tu academia de pole no te pueden enseñar todo el camino que debés recorrer para tu crecimiento, por consiguiente hacé de tu pasión tu trabajo, ya que esta es la mejor forma de emprender este punto. 

Como primera medida nos debemos cuestionar ¿en qué “somos buenos”?, ¿cuáles son nuestros talentos o nuestros dones? Ese será nuestro punto de partida. En verdad es pararnos desde lo que somos, y desarrollarlo más. Todos tenemos algo muy bueno que ofrecer.

Por tal motivo, vamos a trabajar en nuestro punto de partida, tomar conciencia, evaluarnos honestamente, así vamos a entender nuestros puntos fuertes y los débiles.