Existe una gran cantidad de métodos de construcción coreográfica, algunos bailarines prefieren armar una rutina, mientras que otros prefieren la improvisación. Tanto la rutina como la improvisación tienen sus pros y sus contras y, a veces, una mezcla de los dos es mejor. ¿Cómo sabés qué camino es el mejor para vos?

Coreografía Improvisación La improvisación pone a punto tu creatividad y te enseña la capacidad de adaptación en el escenario. En las coreografías de alto nivel es habitual la improvisación donde el enfoque es mayor en los sentimientos que en los movimientos. Esto requiere de un alto nivel de destreza física, un nivel en el que los trucos están tan arraigados en el cuerpo que son casi automáticos, motivo por el cual toda la energía se vuelca en expresar los sentimientos a través de la música. Los pros: No existe la preocupación de memorizar u olvidar los movimientos. Y te podés concentrar en la interpretación musical. Todo es adaptable. Los contras: Puede darse que la inspiración en ese momento no sea óptima y no sepas qué hacer a continuación. A veces puede ser desalentador armar una coreografía sobre la marcha.

CONSTRUCCION COREOGRÁFICA - POLE DANCE

CONSTRUCCION COREOGRÁFICA: Date el permiso para sentir lo que venga: Al hacer esto, probablemente te darás cuenta que diferentes partes del cuerpo tienen diferentes sensaciones emocionales asociadas. Dejar que los sentimientos se incrementen, dar el permiso de sentir sin juzgar si algo está bien o no, si estás asustada o enfurecida, o apasionada, es importante no bloquear los sentimientos. Permitir que la emoción pase a través de vos, llegar a la plena conciencia corporal de manera cómoda. Todo es una autoexploración que aumentará la conexión con tu alma.